Impotencia y otras disfunciones sexuales en los hombres. ¿Existe alguna conexión

Impotencia y otras disfunciones sexuales en los hombres. ¿Existe alguna conexión?

Advertencia
Si tienes algún problema médico o piensas que puedes tener algún problema que no conozcas, por favor consulta con un médico antes de empezar el tratamiento para la disfunción eréctil. La información proporcionada en esta página no debe ser usada como sustituto de consejo médico o como base de un auto-diagnóstico y auto-tratamiento.

La salud sexual masculina consta de muchos componentes, desde el impulso sexual hasta la capacidad de un hombre para concebir. La presencia de un problema puede provocar el desarrollo de otro. La disfunción eréctil es uno de los problemas más comunes que afecta tanto a los hombres de edad avanzada como a los hombres en edad fértil.

Según estudios recientes, la prevalencia de disfunción eréctil en España es del 48,6%. Los hombres con disfunción eréctil suelen sufrir otros problemas de salud sexual. Entre ellos están la eyaculación precoz, la infertilidad y la eyaculación retrógrada. A continuación, averiguaremos cuál es la conexión entre estas enfermedades y la disfunción eréctil.

Disfunción eréctil. Conceptos generales de la enfermedad

Impotencia y otras disfunciones sexuales en los hombres. ¿Existe alguna conexión

La disfunción eréctil, comúnmente llamada «impotencia», afecta a hombres de todas las edades. Esta enfermedad se caracteriza por la incapacidad de un hombre para lograr una erección o mantenerla el tiempo suficiente para tener relaciones sexuales de duración normal.

El riesgo de desarrollar impotencia aumenta en hombres mayores de 40 años. Los principales factores que desencadenan el desarrollo de esta enfermedad son:

  • Tabaco y alcohol
  • Isquemia cardíaca
  • Hipertensión
  • Diabetes
  • Esclerosis múltiple

Además, la impotencia puede ser causada por lesiones de la columna vertebral, el perineo y los órganos del sistema genitourinario. Una cirugía pélvica también puede causar impotencia sexual masculina.

Más de 20 años de tratamiento exitoso

Relación entre la impotencia y la eyaculación precoz

La eyaculación precoz es la eyaculación que se produce como resultado de una estimulación sexual menor. Esta disfunción se diagnóstica en hombres que eyaculan incluso antes de la penetración vaginal o al minuto de darse la penetración.

Según investigaciones, el 30% de los hombres con disfunción eréctil también sufren de eyaculación precoz. Los científicos descubrieron que los hombres con un problema combinado se quejan mucho más sobre la función sexual que aquellos que sólo tienen el problema de eyaculación precoz. Otra observación importante es que los hombres con un problema doble tienen incidencia de enfermedades concomitantes significativamente mayor. Estos incluyen diabetes, hipertensión y enfermedades cardiovasculares.

En otro estudio, los científicos también establecieron una relación entre la impotencia y la eyaculación precoz. En los pacientes con disfunción eréctil, la incidencia de eyaculación precoz es significativamente mayor que en los hombres con potencia normal: 19,5% frente a 2%, respectivamente. Al comparar datos sobre la incidencia de la disfunción eréctil entre los pacientes con eyaculación precoz y hombres sanos, se reveló que los primeros tienen disfución eréctil en el 76,3% de los casos, mientras que en los hombres sanos el indicador es del 19,4%.

La influencia de la eyaculación precoz sobre la disfunción eréctil también tiene un componente psicológico significativo. Los hombres con la EP a menudo sufren de ansiedad sexual debido a su incapacidad para controlar la eyaculación. Esto puede provocar el desarrollo de la disfunción eréctil psicógena.

Infertilidad y disfunción eréctil

Impotencia y otras disfunciones sexuales en los hombres. ¿Existe alguna conexión

En el 20-30% de los casos, las parejas infértiles no pueden concebir debido a los problemas por parte del hombre. Los estudios muestran que entre el 48% y el 58% de los hombres infértiles sufren de disfunción sexual. De todos los tipos de disfunciones sexuales, los problemas de erección hacen que uno de cada seis pacientes sean infértiles.

A menudo, ambos problemas tienen la misma causa subyacente, ya sea una enfermedad cardiovascular o cáncer. También es posible que la causa de la impotencia y la infertilidad sean los medicamentos para el tratamiento de otros problemas de salud.

Algunos investigadores no excluyen la aparición de la disfunción eréctil psicógena en un contexto de estrés y ansiedad por la infertilidad. La influencia de los trastornos neurológicos sobre la potencia y la fertilidad también es muy significativa.

Los factores y enfermedades que se reflejan negativamente en ambas funciones son:

  • esclerosis múltiple
  • diabetes
  • lesión espinal con trauma de la médula espinal
  • malformaciones congénitas de la columna
  • operaciones en la zona pélvica y retroperitoneal

Tratamiento de disfunciones sexuales en hombres

El tratamiento principal de la impotencia sexual masculina es el uso de medicamentos de la clase de los inhibidores de la PDE-5. Estos incluyen el sildenafilo, vardenafilo, avanafilo y tadalafilo. Todos ellos ayudan a eliminar temporalmente la impotencia al mejorar el flujo sanguíneo hacía el pene. La duración de acción de los fármacos varía de 4 a 5 horas hasta 36 horas. Todos ellos son de acción rápida y ayudan a lograr una erección estable dentro de los 15 a 60 minutos posteriores a su uso.

Existe un medicamento para tratar la eyaculación precoz llamado dapoxetina. Tiene un efecto temporal y dura de 3 a 4 horas. Según los resultados de los estudios del medicamento, el tiempo de latencia intravaginal hasta la eyaculación aumenta 2-3 veces, dependiendo de la dosis del medicamento tomado.

Otra forma de deshacerse de la eyaculación precoz es la terapia psicosexual. Tiene como objetivo mejorar las habilidades y técnicas de control de la eyaculación, así como elevar la autoestima masculina, eliminando la ansiedad sexual y los conflictos internos entre parejas sexuales. La forma más eficaz es la combinación de terapia psicosexual con un tratamiento farmacológico.

El tratamiento de la infertilidad masculina se puede realizar de varias formas, incluidos medicamentos y cirugía. Si tales métodos no son eficaces, se puede utilizar la técnica de fecundación artificial.